Redacción SEO

Qué es y para qué sirve

Qué es redacción SEO y para qué sirve

La redacción SEO consiste en crear contenido optimizado para las personas y los motores de búsqueda.

En otras palabras:

La redacción SEO consiste en escribir contenidos que Google pueda entender. Y, al mismo tiempo, ese contenido tiene que ser atractivo para los usuarios. De tal forma que ambos puedan comprenderlo y que tanto las personas como los motores de búsquedas vean satisfechas sus necesidades.

Por qué es importante

Crear contenido que sea atractivo para los motores de búsqueda y las personas es clave para conseguir dos cosas:

  1. Que sea accesible para los buscadores para que lo puedan indexar y clasificar
  2. Que sea legible para los usuarios y que responda a su consulta.

El uno sin el otro no tiene sentido.

Si solo enfocamos nuestros contenidos para los buscadores estos los comprenderán pero para las personas probablemente estos textos sonará como si les estuviera hablando un indio.

Por el contrario, si enfocamos todos los esfuerzos solo en las personas, entonces, es muy probable que el buscador no sea capaz de clasificar el contenido de la URL en cuestión por lo que no lo posicionará.

Es un complicado equilibrio que debes mantener para triunfar en el SEO.

Cómo realizar una buena redacción SEO en 5 pasos

La forma más sencilla de conciliar ambos mundos cuando redactas tu contenido es siguiendo estos 5 pasos que te explicamos a continuación:

Realiza tu Keyword Research

Elegir el tema sobre el que vas a escribir o crear tu contenido es imprescindible.

Para ello empieza eligiendo los términos relevantes para tu negocio y comprueba el volumen de búsquedas, las palabras clave derivadas y la competencia para posicionar para esos términos.

En este punto buscamos términos específicos y relevantes para tu empresa con una buena capacidad de generar ventas y que tengan poca competencia.

Analiza la Intención de búsqueda tras la palabra clave principal

Una vez tengas clara la temática y las palabras claves relacionadas que deben aparecer en tu contenido, pasa un tiempo analizando los mejores resultados ofrecidos por Google para tu palabra clave objetivo.

Analiza el tipo de contenido que aparece.

¿Son resultados informacionales? es decir textos que responden a preguntas del tipo “que” “como” guías, tutoriales en video etc…

Ten en cuenta que cuando alguien introduce una consulta en un motor de búsqueda, está motivado por algo.

Hay 4 tipos de intenciones de búsqueda que se clasifican en:

  • Informacionales: el buscador devuelve respuestas a preguntas o información sobre un tema específico.
  • Navegacionales: cuando el usuario busca un sitio web específico introduciendo el nombre en un motor de búsqueda.
  • Intención comercial: la página de resultados devuelve listados de productos, servicios, opiniones o reseñas sobre productos o servicios.
  • Intención transaccional: cuando las búsquedas devuelven directamente un producto, aplicación o servicio.

En tu investigación de palabras clave, debes comprobar cual de todas estas intenciones prevalece para adaptar los contenidos a la intención de búsqueda dominante.

Realiza el SEO on SERP

Aparte de la intención de búsqueda, observa si aparecen fragmentos enriquecidos en los resultados y de qué tipo.

De esta forma, puedes aprovechar para adaptar tus contenidos a lo que nos devuelve el buscador y conseguir ocupar un espacio más relevante en los resultados.

Crea un Guión

Un elemento importante de la planificación de tu artículo es establecer la estructura.

La estructura del texto es fundamental para la redacción SEO.

Este guión actúa a modo de hoja de ruta que te permite crear el contenido manteniendo un hilo conductor de principio a fin.

Además, merece la pena pensar en la estructura de tu artículo antes de empezar. Porque la estructura es el esqueleto de tu texto: ayudará al lector a captar los puntos principales del artículo.

Escribe el contenido respetando las reglas SEO

Por último, empieza a escribir como un loco. Déjate llevar y redacta la parte principal de cada sección.

Una vez tengas el borrador de tu texto es cuando puedes empezar a meter mano al mismo para SEO-optimizarlo.

Empieza por introducir tus palabras clave y sus derivadas en los títulos y subtítulos y en algún párrafo adicional.

También ten en cuenta el material gráfico. Incluye imágenes y videos contextualizados si es necesario.

Y por último, no te olvides de introducir la palabra clave más relevante en la URL y optimizar para el CTR tanto el título como la meta descripción.

En conclusión:

La redacción SEO es todo un arte.

Es necesario aprender a balancear muy bien todos los aspectos que tienen en cuenta los buscadores a la hora de indexar y, por supuesto, a las personas que van a consumir el contenido.

Aunque los buscadores se fijen en elementos muy concretos para entender e indexar una URL específica, al mismo tiempo recaban información o señales que generan los usuarios al interaccionar con el contenido para saber si deben mantener, bajar o subir una URL en sus resultados.

Por eso es tan importante dominar este binomio de la redacción SEO.

Consejo: te recomendamos tener siempre en cuenta en el diseño de una pieza de contenido al usuario final. Cuántas más señales positivas obtenga el buscador sobre la navegación de tus usuarios para esa URL en concreto mayores serán los motivos de  Google para subirte en los rankings.

Herramientas y lecturas recomendadas:

Preguntas Frecuentes

La redacción SEO de un proyecto es una de los pilares críticos del posicionamiento web. Presentar textos legibles para los crawlers y las personas es una tarea retadora. Si quieres aprender a desarrollar esta capacidad para facilitar el trabajo a Google es necesario que comprendas a fondo este concepto.

 

Mide la relación existente entre términos o palabras claves para ver cual es el grado de proximidad entre ellos. Es un concepto realmente útil para identificar los conceptos que deben ir juntos en un mismo texto y que sirven a los buscadores para contextualizar el contenido de una URL.

Las palabras clave LSI (Indexación Semántica Latente) son términos relacionados conceptualmente que los motores de búsqueda utilizan para comprender en profundidad el contenido de una página web.